25 ene. 2017

Beber es un deporte




      Para muchos decir “beber” es sinónimo de una borrachera entre amigos todos los fines de semana o en otros casos un despecho constante, un problema serio de alcoholismo o hasta un vicio y aunque estoy de acuerdo que hay casos en los que eso puede ser cierto otras veces no. A veces con “beber” nos referimos a ingerir bebidas alcohólicas y eso no es hacer alusión a la cantidad sino al hecho como tal. Puedo hablar de “beber” y en realidad con sólo consumir un trago o una copa basta.

      Por lo general actividades como el beber y comer son consideradas viciosas o como algo que afecta tu salud, no es casualidad que las personas con cuerpos de modelos de revista no tienen como costumbre caerse a perros calientes y hamburguesas en plena calle alternando bocado/salsa/bocado/salsa/refresco y mucho menos tomarse varias cajas de cervezas o varias botellas de ron un fin de semana.

     Sin embargo encuentro similitudes con el área deportiva y la actividad de beber; tanto, que hay países como Alemania donde realizan competencias en las cuales ambas actividades son combinadas.

      Para hacer deporte o para ir a un gimnasio dicen que es mejor ir acompañado porque eso te entusiasma a realizar tus actividades físicas. Beber solo es aburrido, de hecho, puedes beber solo pero por lo general no vas a durar mucho.

      Caminar es bueno para la salud, practicar ejercicios cardiovasculares contribuyen a la buena circulación de la sangre en el cuerpo. Puedes caminar horas y horas cargando un vacío de cerveza buscando una licorería abierta.

     Consumir frutas es bueno al momento de hacer deporte, no mientras lo haces obviamente, sino mantener una dieta sana basada en frutas, pocas grasas y proteínas. Puedo beber todo el jugo de naranja que quiera con mi vodka o todo el jugo de limón con mi ron.

      Para que tu cuerpo recupere los electrolitos luego de una jornada necesitas alguna bebida energética que te ayude. Nada como un Gatorade bien frío para pasar el ratón.

      Los deportistas después de un partido, un maratón o cualquier competición deben descansar unos días para retomar las actividades físicas. Los bebedores después de una borrachera deben esperar unos días a organizar las lagunas mentales y a recuperar el “ratón moral”.

      ¿Lionel Messi tiene arcadas y vomita en pleno terreno de juego? Creo que los atletas bebedores saben mejor de esas cosas ¿Cierto?

      Si tienes un entrenador personal que te de ánimos, que te aúpe a seguir, que te diga que sí puedes levantar 10Kg más o que sí puedes hacer 20 abdominales más, es justo decir que puedes tener amigos que te digan “¡fondo blanco!” ante un shot de tequila o al típico pana que te dice “¿Para qué nos vamos a ir si todavía quedan 2 cajas?”


      En fin, beber es un deporte, los “fitness” tienen sus cuadritos, los bebedores su “lipa”. Todo es proporcional. Y si después de hacer ejercicios necesitas recuperar algo de energías comiendo pan integral o barras de granola, acércate a las 4:00am a cualquier puesto de empanadas y verás a verdaderos atletas del beber metiéndose una “bala fría” sin importar si acaba de salir del sartén.

13 ene. 2017

A quien no corresponda




Este sentimiento que no sabría cómo medirlo, es el sentimiento que no deseo a nadie tener, esta sensación de saber que nada será posible, esa sensación de que sabes que le vas a romper el corazón a alguien solo por no corresponderle.

A la larga, esa persona se hará más fuerte y quizás a futuro nos arrepintamos de haber hecho esto en un pasado, a todos nos ha sucedido, a todos nos lo han hecho y hoy por hoy aprendimos las lecciones, simplemente nos corresponde a nosotros ser parte de una lección en la vida de otro.

No corresponder a un sentimiento no te hace el malo de la película, tampoco te convierte en una persona mala, sin corazón, muchas veces al no corresponder tenemos más corazón que el otro, cabe destacar que tener corazón no es solo “querer”, “amar”, tener corazón es también ser francos y sinceros con nosotros mismos y con la otra persona, verla a los ojos, confrontarla y decirle que no eres tú “el amor de su vida” eso es además un acto para valientes. No te convierte en una persona débil, repito, harás que esa persona se vuelva más fuerte, eres simplemente una parte -oscura quizás- crucial de su vida, no estás atado a esa persona solo porque ella te quiera, el amor, los sentimientos, para que todo eso sea posible y fluya, deben ser correspondidos en la misma medida, en el mismo sentido y con las mismas ganas, sino ¿para qué darle alas a algo que sabes que no va a llegar lejos?

¿Culpables? No los hay, son fases de la vida que cada quien tiene que vivir, un día somos víctimas, otro día somos verdugos, pero siempre hay que ser honestos y estar claros con nosotros mismos, con lo que queremos, no se puede estar con alguien para “intentarlo” nada más, hoy por hoy opino que cuando estés con alguien tienes que estar a pleno, tienes que vivirlo en toda la medida. Créeme, a veces las relaciones fallan hasta por no entregarlo todo. No se trata de ver si resulta o algo por el estilo, se trata de que si estás con alguien es porque realmente quieres estar con esa persona.

Quisiera poder seguir extendiendo mi punto de vista acerca de este tema pero creo que ya la idea principal ha quedado clara. Además, este y otros temas los desarrollaré mejor en un libro que estoy escribiendo desde hace varios meses.


A las personas que me leen desde siempre y a los que me leen ahora quiero decirles que con mucho respeto tomo en cuenta sus críticas y comentarios, sin embargo, muchas de las cosas que escribo no van dirigidas a alguien en específico; a veces publico algo y lo primero que me preguntan es que “¿A quién se lo dedicas?”. En este espacio yo publico algo que creo que hago bien, algo que quiero compartir y que la gente disfrute, se identifique, algo que le ayude a alguien a comprender ciertas cosas, a reír, a llorar también, a debatir, a lo que sea. Sí he dedicado muchas entradas, sí me he valido de algunas palabras que he dicho antes y experiencias que he vivido antes para inspirarme a escribir algo que considero bueno. Es mi espacio, aquí sólo 3 publicaciones tienen dedicatoria pública y por eso lo hago, porque fueron hechos puntualmente para esas personas y son familiares míos.


Quizás no es la manera más bonita de empezar el año escribiendo, quizás no es lo mejor que he escrito pero simplemente quería expresarme de una manera más personal. Esta es mi experiencia, mi lección y en un futuro mi escritura tomará la fuerza que (como he hecho alusión a lo largo de estas líneas) se necesita para ser mejor. Gracias por leer. Pronto vendrán post’s mejores.
Se ha producido un error en este gadget.