22 dic. 2016

La diferencia




A él le bastó solo con leerla desde hacía mucho para deducir ciertas cosas acerca de su personalidad y sus gustos, bastaba ahora con mirar al cielo y ver su punto en común todas las noches: La Luna, ahí estaba él en pleno amanecer, caminando luego de pasar una madrugada hablando con ella, con quien jamás creyó conocer, entendiendo su propio idioma y obviando el miedo a dejar de ser como cada uno de ellos es, ella sin él era ella, él sin ella era él y ellos, eran “ellos”. Luna, llévale sus suspiros a ella y refleja su sonrisa en tu brillo, llévala hacia él y hazlo sonreír de vuelta, quédate luna, no te vayas y permanece como su punto en común a la distancia.

Él quería tener el poder de decir que iba camino a verla, a conocerla, de hacer planes para sus fines de semana sin que el mundo exterior se ocupe de interrumpir sus días con ella, solo asomarse a admirar a su cómplice en el cielo, que su brillo sea su luz y las estrellas esos puntos que como los lunares de su cuerpo sean cada una de sus guías para trazar caminos en este encanto en el que él vivía desde que ambos formaban uno.

“Formaban uno” sincronizados, donde no les fallaba la señal porque él iba de su mano y ella de la suya, sin prisa, existen, desde allá o desde aquí pero están conectados de alguna manera, viviendo su propio sueño particular, aquel que en tantas noches de soledad los acompañó y hoy viven. A por todas.

Descubrieron lo humanos que podían ser gracias a esa atracción sigilosa, con dudas acerca del otro, sin mucha atención pero a su debido momento soltando lo necesario para hacerle saber al otro que existían, que querían coincidir.

Ella dejó de ser alguien que veía su vida pasar, llenando sus oídos de halagos banales y él dejó de ser el amante solitario que durante mucho tiempo se había vuelto, con vida, con ganas, con la inocencia y la locura de un primer amor vieron al cielo y entre sonrisas y suspiros se abrazaron, se besaron, fueron felices sin necesidad de que todo fuese coherente, sus locuras los hacen únicos, sus vidas tenían reservadas otras historias por vivir pero esta vez juntos.


¿La diferencia? La diferencia es que solo hay un lugar donde quiero estar, solo hay un lugar donde quiero que estés: Conmigo, contigo… Entonces, ¿Cómo vamos a hacer esto? ¿Vienes? ¿Voy?

3 nov. 2016

Tu voz en las Calles





Muy pocas veces en la vida tropezamos con gente única, excepcional, talentosa e influyente de lo bueno, vivimos en un mundo donde no hay ciudadanos ejemplares en cada esquina y cuando esas personas se van, por circunstancias que sólo Dios sabe, nos queda el legado de ellas, más allá de los recuerdos.

Intenté resumir esas cosas con las palabras “recuerdos” y “legado” pero me he quedado corto, necesito acompañarlas con los valores que como persona y como ser humano admiré de ti en las facetas en las que llegué a conocerte.

Cada tarde a través de las ondas radiales, en los reproductores de cada hogar tu voz era la compañía predilecta de todos los que amamos la gaita y de todos los que eran seguidores de la radio hecha en tiempos de otrora, fieles a su estilo. Tantas horas dedicadas a un espacio, a la tertulia, a las agradables entrevistas y los buenos consejos, eso sí, no faltaba la crítica social a lo malo tampoco, incluso fuera del aire, con mucho buen humor y con tan buena armonía en un grupo de personas que estaban detrás de cada edición, de las cuales llegué a ser testigo y partícipe.

Camino por las calles mientras voy buscando un poco de sentido para poder organizar estas palabras que hoy finalmente escribo y hago públicas, caigo en cuenta que siempre me llamó la atención el juego de las mismas para tus programas de radio porque conjugaban con tu apellido, algo propio. Y finalmente encontré la forma de darle color a cada letra para que lo que intento expresar logre tener el sentido que quiero dar.

En una esquina me detengo y miro a los lados, pienso que estas calles no han quedado del todo solas, que lo bueno siempre influye, eso en algo cambia a uno y más aún cuando una persona llega a masas con un mismo mensaje: que quede el ahínco, la fuerza para seguir adelante, ese optimismo y las ganas de dar siempre la cara ante todo. En la esquina siguiente está la humildad y el ejemplo de no pretender ser más que los demás pero sí el mejor y dar lo mejor en lo que uno haga; estoy seguro que a tu legado le acompañan el buen espíritu ciudadano, el apego a Dios en cada paso, en cada decisión que se tome, miro el nombre de la calle y se llama sonrisa, la cual decía presente siempre aún en momentos de dolor o sufrimiento, raramente a esta corredera se le llegó a ver con otro nombre, como “rabia”, “rencor” o “molestia”. El día que guindaron ese cartel nunca estuve, así que ni la llegué a ver, a pesar de los regaños y las respuestas resueltas al momento de un sobrenombre que causara disgusto. En esta cuadra conocida como “gaita” recordé aquella noche cuando mi voz se quebró al cantarte y fue porque me di cuenta que tenías razón, por cosas de la vida, eran los “muchachos” que siempre aconsejaste quienes te despedían al son de una gaita hecha en homenaje para ti.

Cuando me acerco al final del camino el optimismo ante la vida y las ganas de seguir adelante me acompañan, miro atrás y digo que el legado de tu voz no se ha quedado del todo solo, que sin duda alguna estas son las Calles de Francisco.

Ha quedado tu voz

 Para muchos escribir es un talento, aprovecho eso entonces para hacer esta dedicatoria a quien solía decirme que siguiera adelante con mis talentos: Francisco “Chico” Calles. ¡Gracias por tantas lecciones!

19 oct. 2016

Amor de medidas puras




     No esperaba que llegaras, no sabía qué serías, el destino y sus sorpresas se encargaron de darle una, ella vivía su día a día sin imaginar lo que le aguardaba, su trabajo, su rutina, sus cosas, su vida.

     Usted llegó a su mundo para formar parte de él, un ángel que del cielo vino expresamente a alegrar la vida de todos quienes la rodean, aquí rápidamente consiguió una cómplice para futuras travesuras. También una confidente y la mejor maestra, la mejor amiga, nadie decide ni sabe lo que es ni cuando ser madre, pero una vez llegado el momento, te toca el alma, recuerdas hablar y sonar tal cual como tu madre, los sermones que tanto fastidio te daban en la niñez hoy son palabras adoptadas sin risas, sin contemplaciones.

     La pureza de una madre no está en cuantas palabras bonitas pueda tener o escribir hacia un hijo, tampoco en la cantidad de fotos que suba o cuantas veces describa los trasnochos que le lleva atender a un ser que depende expresamente de ella, esas madres en mi opinión son las más descuidadas, primero se preocupan por lucir bellas ellas y se olvidan de quien es verdaderamente protagonista del momento. El amor de madre no tiene medida, no se cuenta en regalos o cuantas veces le digas “te amo” a un hijo, el amor de madre es un sentimiento único, el más puro y verdadero, es un pecado intentar medirlo siquiera.

     Abriste tus ojos y ahí estaba ella, lloraste por hambre y te alimentó, diste tus primeros pasos junto a ella, su calor fue tu primer abrigo, caíste y te levantó, lloraste y secó tus lágrimas; tu compañera de batallas siempre estuvo y estará ahí. Qué bonito es verte feliz, que alegría me da tu sonrisa, me olvido de todo cuando despiertas, y tus abrazos en miniatura son los más grandes que haya podido sentir, cuánta paz puede irradiar un ser humano tan pequeño e inocente.


     ¡Crece! ¡Corre! ¡Vuela! El mundo es totalmente tuyo y ahí, como una sombra tu ángel va, cuidando de su ángel en cada paso, traspasando fronteras y alzando vuelo a la vida.

4 oct. 2016

Protagonistas de lo malo


     “Lo que le pasa al mundo no me pasa a mí."
  No olvides que tú eres parte del mundo también


"Uno nunca cree o piensa que ese tipo de cosas puedan sucederle."

     Estamos acostumbrados a leer noticias en la prensa o a ver reportajes de televisión sobre alguna tragedia, algo malo o hasta cosas buenas pero nadie se imagina ser protagonista de una historia de ese tipo. Creemos que por leerlas o por verlas e la televisión estamos inmunes o sería algo muy poco probable que a nosotros nos sucediera, pero ¿estamos realmente cuidándonos de no ser víctimas o protagonistas de ese tipo de cosas?

     Unos consideran de “mal augurio” hablar sobre el tema pero es que cuando por ejemplo decimos “¿y si a mí me tocara enfrentar ese tipo de situación?” ¿Cómo reaccionarías? Nadie lo sabe, nadie piensa que pueda padecer alguna enfermedad ni cómo enfrentarse a un panorama de ese tipo pero ¿acaso pensar eso nos convierte en personas más vulnerables? Hablamos de tabúes sexuales y religiosos en pleno siglo XXI pero como les da miedo a las personas tocar este tipo de temas que a su propia consideración “atraen lo malo” no, es un tema de conversación común y corriente como cualquier otro.

     Vemos noticias de accidentes y personas que vivieron esas historias, algunos no sobreviven a ellas pero tampoco salieron de sus casas esperando enfrentarse a una situación como la que hayan vivido. Eso no los convierte en víctimas, nadie espera salir de su casa para enfrentarse a lo malo, eso es lógico pero quizás si habláramos mas sobre este tipo de cosas o situaciones en base a la experiencia ajena pudiéramos aprender un poco sobre cómo evitarlas o cómo resolverlas de una manera adecuada, segura. Por ejemplo, cómo actuar en caso que pierdas el control del auto, en caso de un atraco. Así como nos preparan para fenómenos naturales y nadie considera este tipo de simulacros como algo “que atraiga lo malo o pavoso” es seguridad.

      Olvidamos que no estamos exentos de nada en el mundo y mucho menos en la vida. Para todo somos vulnerables, para lo bueno y para lo malo. Porque cuando vemos la noticia del ganador de la lotería sí fantaseamos con “que no haría yo con ese dinero”. La ley de la atracción influye, es cierto en un modo de verlo pero las cosas se dan en base a la actitud con la que tú las enfrentes, si eres positivo y entusiasta en todo siempre, podrás saber esquivar o resolver las malas situaciones. No soy un experto en la materia pero tómalo como un tema de “seguridad” y no como un tabú, nunca pensamos en protagonizar una mala historia pero no somos lo suficientemente prudentes como para evitarlo.


     Sé consciente de lo que haces y sé responsable de tus acciones, es la mejor manera de minimizar el riesgo en vez de no hablar del tema, porque el hecho de que uno no hable de ello no quiere decir que no esté sucediendo.

5 sept. 2016

Un hombre envidioso




Esto lo escribo para ti, sin ganas de enamorarte ni mucho menos para dar alas a algo incierto, esto lo escribo simplemente para expresar lo que desde hace varias noches me ha inspirado cada vez que me vienes a la mente, cada vez que intento imaginarte frente a mí para decirte cada una de las palabras que hagan juego con el sonrojo de tus mejillas y de esta manera hacer palpitar a tu corazón de una forma un tanto más acelerada, conjugando frases que revoloteen las mariposas que duermen en tu vientre.

Hoy, como todas esas noches quiero hacer una confesión de algo que quizás no parezca muy bueno a simple vista pero en lo que a mí respecta produce un cierto “sentimiento” placentero. Todo esto sucede por este lado del mapa mientras tú a la poca o mucha distancia, existente o no, ignoras lo que me pasa estas noches.

Envía una señal a través de tus suspiros, conviérteme en el principal oyente de tus palabras al aire, perfúmate y acompaña a la brisa que por muy fría que parezca abriga mis noches, ideal sería tu olor junto con ella, resguárdame en tus sueños y si quieres no despiertes para que juntos podamos vivir todas las odiseas o aventuras que se nos permita fantasear.

Piensa que soy yo quien tiene su mente llena de ti, de tus detalles, de tu nombre. Que tus gestos adornen tu belleza y sea común embobarse viéndote hacer tus rutinas, incluso las que más odies hacer. Sé testigo de este carnaval de palabras, que por fuertes, directas, intensas o prematuras que parezcan son para ti.

Quiero que seas consciente de que esta noche soy un hombre envidioso, ahí radica mi confesión, soy un hombre que envidia el aire que te acaricia, de las estrellas que se asoman en tu ventana cada noche, de las sábanas que son capaces de abrigarte cuando hay frío, envidio cada detalle que amerite tu compañía y no me incluya, envidio todo lo que te rodea, porque desde aquí a la distancia, cualquier gesto, caricia, pensamiento, sueño o deseo es un motivo para anhelar tu presencia aquí o mi presencia donde estés.


Un hombre que envidia y anhela, pueden marcar un par de metros de distancia, son sentimientos distintos de los cuales estoy seguro podría olvidarme de ellos con solo fundirme contigo en un beso o en un abrazo y al final, no quedar arrepentido porque entonces mis labios, mi regazo y mi corazón dejarían de sentir envidia de aquellos que ya antes han podido besarte o abrazarte, o peor aún, de quien vendrá; mientras yo aquí hoy por hoy sigo enviando suspiros esperanzado de que lleguen a tus sueños.

10 ago. 2016

A tus ojos, a tu boca




     Sufro de soledades, padezco de recuerdos, entre los cuales siempre vienen a mi mente un par de luces de hermoso color, se vislumbran cada vez más cerca hasta el punto de reconocerlos, son tus ojos mujer, es tu aroma sutil quienes en conjunto hacen sinfonía con tus manos entrelazándose con las mías, tocarte es lo que deseo pero me encanta caer más y más bajo rozando el fondo de la resistencia.

Esos recuerdos también me hacen evocar a una luna perfectamente descubierta, brillante, expectante del encuentro, que por forzado o inesperado que pareciese no dejaba espacios para los nervios, la ansiedad y gracias a ti, el deseo.

Esto debería llamarse “carta abierta a tus ojos” pero dejaría de lado tus labios, suaves al besar, sensibles al morder y deliciosos al acariciar, no puedo dejar en segundo plano a tu sonrisa, principal cómplice de los nervios, al olor que emana tu cabello y sin duda a tu forma de intimar… No puedo ser egoísta con cada célula de tu cuerpo así que simplemente me dejé llevar.

Voy a usar tu cuerpo como lienzo para estampar mis besos en él, que mis manos tracen pinceladas  las cuales sólo nosotros tomaremos por obras de arte; te doy la luna brillante, llena, como tus ojos encantadores y culpables de cualquier perdición, al verlos, al pensarte, al evocarte, encadenadas todas al recuerdo de tenerte, de cómo me veían al tiempo que tus manos acariciaban mi rostro y tus labios, finos y suaves exhalaban placer… Dame un lado al borde de tu cama para trazar laberintos desde tus pies hasta tus curvas, las de tus caderas, las de tu sonrisa, quisiera poder recorrer tus caminos para perderme nuevamente en ellos, mientras que mis besos queden sepultados en tu vientre y mis ojos busquen los tuyos mientras lo hago, coincidiendo una vez más, en esa sonrisa cómplice, en el brillo de nuestros ojos como el brillo de esa luna a plena noche fría.

4 mar. 2016

Prototipos II: Personajes de Instagram



Recientemente he hecho una especie de “experimento social”, aparentemente esta frase justifica toda clase de tonterías que le dé la gana de hacer a cualquiera hoy en día pero en fin.

Sucede que haciendo “zapping” por Instagram, encontré muchas cosas que me llamaron la atención y bien podría hacer una especie de “cuadro de estadísticas” en donde pudiéramos encontrar cientos de similitudes y curiosidades en fotos, biografías, hashtags, maneras de actuar o seguir, etc. Al final parecería un post de béisbol, donde Fernando Arreaza nos daría una descripción detallada acerca de cuantas selfies promedio se toma una mujer; o de repente algún community manager sacaría datos que pudiera aplicar para una campaña publicitaria, en fin.
Lo cierto es que en lo personal manejo varias cuentas a la vez, lo cual me permite llegar a diferentes públicos y a la vez, desenvolverme en diferentes “tendencias 2.0” para lo cual puedo resumirlo de la siguiente manera:

No puede ver, pero puede pasar

De cada 10 mujeres, 7 tienen su cuenta privada y dependiendo de cómo sea tu foto de perfil te permiten que las veas o no. Sin embargo, hay mujeres que colocan cuentas privadas y en su biografía colocan su número de Whatsapp o su Pin, lo cual me parece algo bastante absurdo, porque luego las agregas y te preguntan quién eres, cómo conseguiste añadirme, etc. Entonces, hijas mías, dotadas de un cerebro con neuronas (supongo) ¿Para qué colocas tu red social “privada” si vas a poner en tu bio tu número? Si es para tus amigos, puedes darle tu numero por otra vía o de manera privada, es como si dejaras tu casa cerrada pero con la llave pegada a la puerta (del lado de afuera obviamente) o como si salieras a la calle con miedo a que te roben pero usando una franela que diga “Róbame y llévate el vuelto”

Insta Obreros
Puros piropos y likes a publicaciones de mujeres exageradamente hermosas y (también) a niñas menores de edad, otros hombres y hasta animales! Entre sus comentarios más destacados están el "que bella princesa", "mi reina", "que hermosa" y así hasta encontrarse con unos más subidos de tono que ni vale la pena publicar.

Bendecidas y afortunadas
“Nadie sabe cómo” obtuvieron ese viaje al extranjero, “nadie sabe quién” pagó esas cirugías ni ese celular, “nadie sabe de quién” es ese yate, carro, apartamento y/o piscina, “nadie sabe” quien es el padre del hijo que tiene y por lo general va al gimnasio a tomarse fotos, va a dormir y se toma fotos, va a comer y se toma fotos, se va a vestir y se toma fotos y así sucesivamente. Muchas de sus fotos en ropa interior van acompañadas de alguna frase célebre, proverbio o incluso salmos.

Universo Fitness
En Instagram los únicos gordos que se toman fotos sin franela frente al espejo son los que bajaron unos kilos tomando Herbalife o haciendo ejercicio, porque de resto todo el mundo está en la línea, todo el mundo va al gimnasio (a tomarse fotos será), todo el mundo come sano pero todo el mundo comenta y le da likes a las fotos de las hamburguesas de 3 pisos con carne, tocineta y queso cheddar o al video del helado que se derrite al caerle chocolate encima.

#LocosPorLosHashtags
Como estrategia de marketing es bueno el uso de hashtags que ayuden a mantenerte dentro de un rango de tendencias especificas pero cuando se trata de la foto de un atardecer, de un simple atardecer! Para qué el uso de 25 hashtags juntos? Que buscas? Te van a pagar por cada hashtag acaso? Solo haces atraer spam a tu casilla de comentarios, o no se te hace familiar esto: “Hey nice pic, i love you gallery follow me and got a thousands of likes”? Hay gente que incluso responde a esos comentarios. Son bots!

Locos por los filtros
Los filtros son buenos, en algunos casos si la calidad de la imagen no es muy buena, ayudan a que se vea mejor, pero de ahí a que en una foto coloquen hasta 3 y 4 filtros es una exageración, nadie luce así, nadie va a la calle en tono “Nashville+Valencia”, si el Instagram fuese real todos luciríamos como Edward Cullen al sol o como las personas que viven en el Capitolio en Los Juegos del Hambre. Hija, acepta que no eres de piel de porcelana.

En realidad hay muchos más, pero la lista sería interminable, como la gente que no promociona sino que todo lo vende, los que les dan likes a sus propias fotos, las bios donde dicen desde su nacionalidad hasta el signo del zodíaco, el que todo lo que compra lo postea y la clásica de la misma foto con unas semanas de diferencia pero con diferentes filtros. En fin, las redes sociales son para eso, para compartir, socializar, promocionar y muchas cosas más, pero depende de cada quien darle un uso más responsable porque al final, tus redes sociales van narrando tu vida.
Se ha producido un error en este gadget.